domingo, 10 de mayo de 2009

Educar...Educar...Educar


En medio de tanta globalización, avances tecnológicos, mercados abiertos, nuevos mercados, crisis financiera, peligros de extinción, guerras y catástrofes climáticas … existe el peligro que nos olvidemos de lo que es obvio…Lo obvio es la persona con sus necesidades…entender el qué y el para qué de las cosas, encontrar la fuerza que nos motiva y nos direcciona hacia objetivos concretos, lo que nos ayuda a expresarnos como humanos y lo que hace que busquemos nuevas alternativas. Líderes y científicos en todas las artes del saber han venido rompiendo paradigmas y buscando diferentes maneras de enfrentarse a la incertidumbre del existir. Y esa es la manera cómo las empresas han venido enfrentándose a la complejidad y a la variabilidad y cómo los visionarios encuentran nuevas alternativas para el progreso. Solo los marginales se quedan atrapados por el problema, y deciden vivir de sus problemas y limitaciones. El universo no se detiene, sino que crece y evoluciona. Los humanos tampoco podemos pretender que el universo se detenga para quedar nosotros en nuestra comodidad ignorantes, esperando que todo se adapte a nuestros intereses.

Cada día hay más complejidad y más variabilidad. Las diferencias se multiplican y las miles de culturas buscan un espacio propio, para expresarse y tener cabida. Si queremos vivir y crecer será tomando en cuenta lo obvio y dándole importancia a las necesidades de cada persona dentro de su propia cultura, con sus mapas y valores y principios.
Ya no basta hablar de equipos, ahora tenemos que enfatizar la interconectividad, es decir una estrategia comunicacional para enfrentarnos a situaciones complejas y salir con éxito. Con más tecnología, tendremos más información, pero no necesariamente seremos más competentes.

Aunque tecnológicamente estemos más capacitados, tendremos que ver cómo logramos no enrredarnos en las diferencias que son importantes y tendremos que buscarle el significado de lo que somos y hacemos. Necesitamos educarnos para saber qué hacer con las incongruencias que queremos corregir.

Lo que ha convertido a muchos científicos en líderes es su capacidad de observación, de ver lo obvio, y de ser consciente. Para llegar a los procesos necesitamos identificar lo obvio para poder intervenir, transformar, tomar decisiones, liderizar… procesos todos que pudieran parecer altamente complejos, porque dependen de variables intangibles que se ocultan a los ojos del ignorante. Cuando hablamos de agregar valor lo que queremos decir es buscarle significado a lo que hacemos, planificando y alineando contenidos y procesos con los objetivos estratégicos Y para los momentos de crisis, sabemos de nuestra incapacidad para leer, entender e intervenir sobre procesos, haciendo que las empresas, las comunidades, las familias se escapen por caminos equivocados.

Tradicionalmente siempre ha habido quienes reaccionan, laboran y siguen insistiendo que el mundo es plano…y pretenden meternos a todos en una simetría mortal, haciendo que todos pensemos, sintamos y hagamos las cosas de la misma maneras. Para el mundo que viene con sus bondades y limitaciones, lo importante es educar. La educación no es la asignatura, sino la toma de conciencia de la necesidad personal y de la necesidad de la empresa, de la comunidad para poder así llegar a ser congruentes, logrando entre todos los resultados que queremos. Para aprender a ser líder no tengo que demostrar que soy el mejor en subir una montaña, ni en tirarme en un parapente, ni en echarme al agua en alta mar, donde los tiburones están en su hábitat natural. Lo importante es tomar conciencia del compromiso incondicional con mis necesidades, valores y objetivos de vida. Y desde esa verdad propia hacer contacto con el otro a quien quiero influenciar. Sin conciencia de necesidades, no hay objetivos…no hay aprendizajes…Nos iremos por caminos desviados.

El aprendizaje abarca cuatro etapas que habría que tomar en cuenta: ver lo obvio, reflexionar sobre la experiencia concreta, conceptualizar sobre los procesos y diseñar una nueva alternativa. Cambiar es un proceso. La toma de conciencia es la puerta que se abre a un mundo desconocido, donde corremos el riesgo de equivocarnos, aunque es preferible equivocarse y aprender a no equivocarse y hacerse la idea que uno es dueño de la verdad. Mientras lo que queremos no nos lleve a la satisfacción y bienestar, la gestalt del aprendizaje no tendrá lugar. Para aprender a ser parte de un equipo exitoso, no necesariamente tengo que formar parte de un equipo de grandes campeones. Un gran líder, sin equipo es un solitario, vulnerable que hoy está y mañana desaparece. Uno aprende cuando uno toma conciencia del otro como aliado, de las exigencias de una toma de decisiones, de la vinculación con el otro. Educar y aprender son momentos importantes en la vida y comienzan desde la toma de conciencia, de necesidades, de conexiones, de procesos, es saberse ubicar en diferentes contextos, identificándose con la visión, misión, objetivos estratégicos y con los valores, vinculándose al sistema con el cual quiero contribuir y tomar decisiones para un desempeño competitivo.

Educar es identificar y transitar por los caminos inéditos de los procesos y significados adquiriendo como el científico que contempla el firmamento una interpretación más exacta de la realidad y del arte de usar nuestros talentos. Aprender es estar abierto a convertirse en un instrumento para el crecimiento, para darle calor…no para detenerlo. Vivir es formar parte de un universo en crecimiento.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario